Biblioteca Popular Bartolomé J. Ronco

Azul, Provincia de Buenos Aires, Argentina

Estás en: Blog » Festival Cervantino » El Festival visto por el diario La Prensa de Buenos Aires

El Festival visto por el diario La Prensa de Buenos Aires

Por Isabel Croce

Azul, en mltiples tonos

Cultura

LA CIUDAD BONAERENSE ALBERGO LAS MULTITUDINARIAS JORNADAS

CERVANTINAS

Azul, en múltiples tonos

22.11.2009 | A 300 kilómetros de Buenos Aires, un festival

diferente. Designada como Ciudad Cervantina junto con

Guanajuato en México,  sus calles, escuelas y museos

albergaron del 5 al 15  de este mes el tercer festival de su

tipo.

La figura del gran creador del Quijote pareció haber tenido un sitio

especial en esta ciudad. Ya en 1932 se organizó la primera

exposición en homenaje a Don Miguel de Cervantes Saavedra,

durante la que se presentó la colección del Dr. Bartolomé J. Ronco. Y la figura de este señor de Buenos Aires, radicado en Azul, tiene una importancia fundamental para la designación de este lugar como ciudad cervantina, porque su biblioteca es verdaderamente la cueva de Montesinos, por los tesoros que encierra.

CUEVA DE MONTESINOS

Tras los austeros muros de una casa colonial donada al Municipio por su esposa azuleña, se despliega ante los ojos del visitante una colección impresionante de libros donde los reyes son las ediciones del Quijote y el Martín Fierro. Pero qué ediciones !!! Obras que desde el siglo XVII hasta nuestros días, transcriben la obra de Cervantes en pergamino, cuero con oro, granulado de cantos dorados, pasta española, con ilustradores de lujo como Gustave Doré, Salvador Dalí o Coypel, pintor de Francisco I, representado en la colección azuleña por una edición de La Haya de 1722.

Según el investigador español José Manuel Megías (Centro de Estudios Cervantinos de Alcalá de Henares), "las obras de la Casa Ronco constituyen la colección privada conocida más importante de América", concepto que indudablemente comparte Enrique Rodríguez, actual presidente de esa prestigiosa Biblioteca Popular.

CABEZUDOS Y MURALES

Este año el Tercer Festival Cervantino de la Argentina. Soy Quijote incluye una multiplicidad de actos culturales que, de una manera u otra. recuerdan al hidalgo de la Triste Figura y sus ideales de justicia y ética. Como lo manifestó el gran desfile callejero que grupos de escuelas realizaron por la Costanera Cacique Catriel con títeres de mano, de varilla y Gigantes Cabezudos. Un montón de personajes míticos de la zona, incluso de la tradición indígena acompañados por Quijotes y Sanchos pura cabeza y humor y hasta Los Descontrolados de Barracas, el formidable grupo de Ricardo Talento. Como nos dice el secretario de gobierno de Azul, Luis María Lafosse. "Se trata de que la integración comunitaria sea una realidad, que trabajen juntos chicos de todos los barrios, centrales y periféricos, con un objetivo común".

Y justamente ése es el espíritu que se mantiene en distintos eventos como el de Patrimonio Cultural, un proyecto de más de tres años conducido por los maestros con sus alumnos de primaria, que se concretó en una investigación de monumentos, plazas y barrios a través de maquetas, fotografías y dibujos.

Si el bullicio de los más chicos vitalizaba el encuentro, la melancolía invadía la muestra del Foto Club y su "Azul interior" con las imágenes de estaciones ferroviarias desactivadas en los "90, ésas que fueran centro de vida y actividad comercial y ahora, según nos comentan, buscan un nuevo rumbo como escuelitas y pequeños centros culturales.

Como contrapunto, en el concurrido Parque Municipal Domingo Faustino Sarmiento, diseñado nada menos que por Carlos Thays, el viejo Trencito, que pasea a grandes y chicos, espera la intervención plástica del artista azuleño, Omar "Chirola Gasparini", autor del mural con la historia de la ciudad , realizado durante el Festival anterior.

SESGO ADOLESCENTE

Quién pudo imaginar que esta ciudad, nacida como puesto de defensa para evitar el avance de los malones, se convirtiera un día en Ciudad Cervantina, centro durante varios días de espectáculos, exposiciones, gastronomía, circuitos turísticos y distintas actividades, que de una manera u otra restablecen lazos entre países hermanos como España y Argentina.

Si el teatro estuvo muy bien representado por conjuntos de Buenos Aires con "Harina" de Podolsky, "Cantando al sol", "Como quién oye llover", "Quien lo probó lo sabe" o "Ala de criados" de Mauricio Kartun, con la participación de la Escuela de Espectadores de Jorge Dubatti con Grissi Santomauro, llamó la atención "Cervantina", una creación colectiva hecha por adolescentes, por la Compañía de las Tristes Figuras del Centro Burgalés de Buenos Aires, que con su entusiasmo y juventud se ganaron el apoyo del público en el Teatro Español, esa exquisita construcción neoclásica de fines del siglo XIX reconstruido en el 92 y que albergara a conocidas figuras del espectáculo, pero, insólitamente, también, una exhibición boxística de Luis Angel Firpo.

PERRO DEL QUIJOTE

Pocos días transcurrimos en el que fuera fuerte San Serapio Mártir del Arroyo Azul, ahora convertido en una cálida ciudad. Allí convivieron en mansa relación Auca Nahuel, desde el cine, filmado por Jorge Pérez, reivindicando la figura del último cacique de la zona, con "El Retablo de Maese Pedro" de Manuel de Falla que el Instituto Superior del Colón, con Ana María Massone y la dirección del Maestro Bruno D"Astoli invitó al Teatro Español, evocando un pasaje cervantino y las nuevas esculturas de Carlos Regazzoni, que evocan al Quijote, Sancho, Dulcinea y al perro quijotano, deliciosa imagen toda escualidez, tan cálida como emotiva.

Lejos quedaron las Jornadas Internacionales, que reunieron en el comienzo de la Semana Cervantina un distinguido grupo de didácticos amantes de la Quijotería literaria, los homenajes a los payadores Gabino Ezeiza y Norberto Figalo o los dibujos que los nenes de un Jardín de Infantes entregaron luego de escuchar fragmentos del Quijote. En el aire y el pensamiento permanecen las palabras del mito toba del Mapic y los más de tresciento libros de acá y del mundo, expuestos por una coleccionista azuleña, Ana M. Turón, evocadores de la figura de Carlos Gardel, que en 1933 pasó por el Teatro Español.

Azul retoma su ritmo habitual, ya saboreado el espíritu cervantino. Los visitantes partieron, los periodistas invitados volvieron a sus redacciones y a sus solitarias tareas. En el recuerdo queda un espacio singular que reúne el neogótico de la cimbreante catedral de Nuestra Señora del Rosario con la adustez de ese misterioso Angel Exterminador, que preside la portada del Cementerio, obra de Francisco Salamone. De regreso parecen sonar los versos de León Felipe: Por la manchega llanura se vuelve a ver la figura de Don Quijote pasar (.) Hazme un sitio en tu montura y llévame a tu lugar.

Isabel Croce

 

Creado: 2009-11-22 20:56:29 - Modificado: 2009-11-22 21:04:59

 

Dejar un comentario


 
 

Dirección: Burgos 687
Tel.: 02281-424409
Atención al público: Lunes a viernes de 14.30 a 20.30 hs.
Correo electrónico: [email protected]
Azul, Buenos Aires, Argentina

Diseño: MCF Estudios