Biblioteca Popular Bartolomé J. Ronco

Azul, Provincia de Buenos Aires, Argentina

Estás en: Blog » Novedades » RONCO Y LA POESÍA

RONCO Y LA POESÍA

Por Ernesto J. Arrouy-Luis M. Navas

Una novedosa investigación de los encargados de la Hemeroteca "Juan Miguel Oyhanarte".

 

         La relación de Bartolomé J. Ronco con la poesía fue intensa y profunda. Su amistad y trato frecuente con Rafael Alberti, Oliverio Girondo,  Norah Lange, Arturo Capdevila y tantos otros poetas de su época, demuestra su predilección por este tipo de literatura. Decenas de libros con dedicatorias de grandes poetas de la primera mitad del Siglo XX, que descansan en los anaqueles de su escritorio, evidencian ese acercamiento hacia la poesía y sus cultores. 

        Al dedicarle el libro “Dan tres vueltas y luego se van”  Raúl González Tuñón y Nicolás Olivari expresaron: Al Dr. Bme. J. Ronco el gran poeta que no escribe versos. Con un abrazo de Raúl y Olivari”.

En realidad, Ronco escribió poesía, aunque hasta ahora no hay constancia de que la publicara. Quizás, esta decisión personal llevó a pensar a estos dos grandes poetas que a nuestro ilustre convecino no le atraía escribir en verso.

         Pero en esta nota no se pretende tratar a Ronco como escritor de versos sino como destinatario personal de poesías. Su singular personalidad ha sido reflejada por la pluma de varios poetas azuleños, poesías que se publicaron en periódicos locales y que, a continuación, algunas de ellas se transcriben:

 

          “Mensaje Cordial  Para  el Dr. Bartolomé J. Ronco”

         Y dijo el corazón: ´´El es mi amigo.

         Yo lo siento y lo quiero. Está conmigo.

         Como el astro y la rosa. Yo lo quiero

         porque sabe del lírico sendero

         del Ensueño y el Bien y la Belleza,

         donde  todo es verdad, todo pureza

en el íntegro afán y en el desvelo

         de  cambiar esta tierra en claro cielo…

         Yo lo siento en mi vida, en mi latido,

         en  mi hondo anhelar estremecido,

         y  lo sé entre los sueños de mi andanza

         con  la luz de la fe y de la esperanza…

         Yo lo siento y lo quiero. Está conmigo

         como el astro y la flor, y lo bendigo

         por  la gracia celeste y la ventura

         que  dejara en mi senda su dulzura”.

         Y calló el corazón. Pero al instante,

Sobre el pecho dolido y palpitante,

en  dulcísima ofrenda silenciosa

 asomó, toda trémula, una rosa…

Una rosa pequeña y encendida:

mi  profunda ternura agradecida.”.

 

Azul, 11 de mayo de 1948.

María Aléx Urrutia Artieda

(Poesía leída por la autora en el Homenaje tributado por la Comunidad Azuleña a Bartolomé J. Ronco, en el Cine San Martín el día 11 de mayo de 1948. Publicada en el Diario El Ciudadano del 14/05/1948).

* * *

Al Dr. Bartolomé J. Ronco”

“Ahora es esta calle, elegida

en parte de la suma de su trecho,

la que luce tu nombre esclarecido,

tu nombre verdadero.

Aquí estás vertical en tu postura

de dador generoso de tu ingenio,

trascendido en la siembra luminosa

de tu hacer manifiesto.

Aquí estás con tu carga de entusiasmos,

y  saberes y afanes sin sosiego,

entregado con gozo a la porfía

cultural de tu pueblo.

Aquí estás dando al rumbo de tus días

con  pasión encendida, tu desvelo,

en  este tu destino admirable

de  creador del Museo.

Aquí estás levantando en tus fervores

y las ansias más hondas de tu aliento,

afirmando  seguro en tu esperanza

el triunfo de tus sueños.

Porque ahora esta calle elegida

para tanto cabal merecimiento,

es quien dice tu nombre ponderado

por su claro talento:

la que advierte en la cifra de su sílaba

todo el fruto plural de tus empeños,

y señala tu índole innegable

de hacedor sin sosiego.

Por eso esta calle es la que luce

como un signo total de tus desvelos, 

tu nombre inolvidable erigido

en símbolo y ejemplo”.

 

Azul, mayo 6 de 1977.

   María Aléx Urrutia Artieda

(Poesía escrita con motivo de la imposición  del nombre “Bartolomé J. Ronco”  a la calle Alvear, desde San Martín a Guaminí. Publicada en el Diario El Tiempo el 6 mayo de 1977).

* * *

“Al destacado jurisconsulto y erudito polígrafo doctor Don Bartolomé J. Ronco, con motivo de los interesantes y valioso estudios que sobre historia del Azul viene publicando en diarios locales, con una avanzada contribución en la historiografía lugareña.”

 

“Ronco, Heródoto azuleño,

Con diligencia asaz notoria,

Espiga, grave y adusto ceño

En los campos de la historia.

 

Con prometeana solicitud,

Imita a Tácito en la concisión

O a Tito Livio en la amplitud,

Y halla en Clio la inspiración.

 

A Lope y a Merlín emulando,

Que en ‘in folios’ y palimpsestos,

Otearon, Ronco insiste buceando

Clarividente, en código y digestos.

 

Habla congrua y perspicua,

Rezuman sus páginas históricas:

Literatura ‘Sui generis’, conspicua,

Horra de excornaciones retóricas.

 

Oliseando con rastreo amoroso,

Paso a paso descorre el velo

Que, obacibilizante, el pretérito brumos

Oculta, el serapiano suelo.

 

De la crónica en el taumaturgo telón,

Bocetado en visión espectral,

Filando en su orto auroral,

Asoma el Azul de primigenio embrión.

 

Y apostólicos, O’Donnel y Castañón

Surgen con el silabario y la cruz,

Que señeros, con cristiana unción,

A las almas allegan redentora luz”

        

Arturo LÓPEZ CLARO

(Poesía publicada en el Diario El Tiempo el 13 de junio de 1946).

* * *

 

 

Señor Dotor Don Bartolomé J. Ronco

“Usté hace revivir

La tradición argentina

Con su pluma tan ladina

Cuando se pone a escrebir:

Y yó siento en gemir

De la prima y la bordona

Como arrullo de paloma

Cuando en la rama se anida

O cuando la calandria trina

En el bajo de la loma.

 

‘Azul’ su hermosa Revista

En sus páginas encierra

La tradición de esta tierra

Quen Fierro vivió encarnada

Y que parecía olvidada

Por el criollaje argentino:

Pero usté, con noble tino

Trai de nuevo a la memoria

Del gaucho la vieja historia

Y la saca del olvido.

 

Usté hace una gran hombrada

Cuando a Fierro lo ricuerda;

Y hace bien ¡que no se pierda

Su memoria tan mentada!

Fierro jué en la gran patriada

Allá en la vieja frontera

Algo así como bandera

Ande el indio sestrelló,

Y ande su lanza quebró

Con rugidos de pantera.

 

Lo mismo a lanza que a bola

Siempre andaba entreverao

Y a veces medio apurao

Me lo tuvieron los pampas,

Allá ¡un bolazo en las guampas!

O de revés un hachaso,

Para manejar el facón:

¡Si usté lo viera dotor

Que gaucho lindo y machaso!

 

Una vez en un malón

Mano a mano se toparon

Y los dos sentreveraron

A lanza, bola y facón,

(I) ‘Y era hijo de un cacique

Sigún yo lo averigúé

La verdad del caso justo jué

Que me tuvo apuradaso

Hasta que al fin de un bolaso

Del pingo me lo bajé’.

(I) Martín Fierro.

 

Siga dotor contando

Las cosas del gaucho Fierro

Que tuitas llevan el sello

De aquel pasao tan nefando,

Del gaucho, se van olvidando

Hasta la mesma tapera,

Los restos de la ramada

Ande la siesta pasaba

Cantando en su vigüela.

 

‘Santos Vega el payador

Aquel de la larga fama

Murió cantando en la rama

Como el pájaro su amor’.

¡Ya no trina aquel cantor!

Los gauchos ya se perdieron,

Ni sombra de lo que fueron

Nos queda a los argentinos!

Pobrecitos! Que destinos

Tan fatales que tuvieron.

 

Y Cruz, el gran compañero

De Fierro allá en la frontera:

De su nombre, apenas queda

Un medio vago ricuerdo´

La esperanza ya no pierdo

Que usted lo haga destacar

Por ques preciso contar

De nuestros gauchos la historia

Pa que viva en la memoria

Cual tradición nacional.

 

Tuavía en algún jogón

Han de destar las rastrilladas

De aquellas hora pasadas

Cuando invadía el malón,

Tuavía en algún rincón

O en los horcones del rancho,

Se ha dencontrar el rastro

De alguna güeya borrada

Cuando al clariar lalborada

Grasnía altivo el caracho.

 

Y aquellos rastros dejaron

Lo mesmo que una escritura,

‘La masa y la levadura

Que desos gauchos formaron’:

Por esos jué que amasaron

El pan de su vieja historia;

Y en la Pampa la vitoria

La escribieron a lansasos

A cuchillo y a bolasos

Para marco de su gloria.

 

Pa usté mi dotor amigo,

Vá un apretón de manos

Quen nombre de mis paisanos

Dende mi rancho lenvío.

Y como güen argentino

Y sin pretensión ninguna

Pido a Dios que la fortuna

Lo ayude en todo momento

Y ansí vivirá contento

Su amigaso

                       Juan LAGUNA

Azul, febrero 25/1930.

(Poesía publicada en el Diario del Pueblo el 26 de febrero de 1930).

* * *

 

Fotografías: Biblioteca y Archivo Documental de Casa Ronco; y  Museo de Arte López Claro- Azul: “Bettinelli-López Claro”. 1º edición. Buenos Aires: el museo, 2009.

 

Hemeroteca de Azul “Juan Miguel Oyhanarte”. Mayo de 2015.

 

Creado: 2015-05-22 12:02:36 - Modificado: 2015-05-22 12:15:21

Comentarios

raul Lafosse dijo:

Gran trabajo de los Coen Felicitaciones

2015-05-26 19:01:13

 

Dejar un comentario


 
 

Dirección: Burgos 687
Tel.: 02281-424409
Atención al público: Lunes a viernes de 14.30 a 20.30 hs.
Correo electrónico: bibliotecaronco@ceal.com.ar
Azul, Buenos Aires, Argentina

Diseño: MCF Estudios